Rusia debutó ante un Arabia Saudita ausente › Mundial de Fútbol 2018 › Granma


Sin mucho esfuerzo Rusia consiguió una cómoda victoria durante su debut en la Copa Mundial de Fútbol 2018 y tranquilizó, de momento, las dudas que existen en torno a su nivel de juego para el evento del cual son anfitriones.

El triunfo 5-0 ante la débil Arabia Saudita, en el estadio Luzhniki de Moscú, no significó que los locales han solucionado sus carencias en ataque.

Recordemos que los saudíes son la escuadra de menor nivel técnico entre las 32 que aspiran a ganar la Copa.

Muy ingenuos se pararon sobre la cancha «Los hijos del desierto», quienes perdieron casi todos los balones divididos durante los primeros 45 minutos. Tan pronto como al minuto 12 Yuri Gazinsky abrió la cuenta por los dueños de casa, mientras al 43 Denis Cheryshev firmó la segunda diana, tras entrar en el minuto 24 por el lesionado Alan Dzagoev.

Estos dos tantos hubieran bastado para decidir el compromiso cuando se arribó al tiempo de descanso. La segunda mitad resultó bastante tranquila en su mayor parte. Los goles de Artiom Dzyuba (71’), Cheryshev (90+1’) y Aleksandr Golovin (90+4’) ratificaron la presencia de un solo conjunto sobre el césped. Golovin mostró su magistral conducción en las jugadas de ataque, quitó pelotas a los rivales y las distribuyó a sus compañeros con gran facilidad.

Antes del choque de este jueves se realizó en el estadio moscovita una vistosa ceremonia inaugural, en la que hubo palabras del presidente de Rusia, Vladimir Putin, y del titular de la FIFA, Gianni Infantino, y la participación de estrellas del más universal de los deportes.

Partidos para este viernes: Egipto vs. Uruguay (8:00 a.m.), Marruecos vs. Irán (11:00 a.m.) y Portugal vs. España (2:00 p.m.).

ALEMANIA A LA CAZA DE BRASIL

El éxito de los alemanes es su renovación, solo nueve de los 23 jugadores que festejaron en el 2014 repiten para buscar el bicampeonato. España, rey en Sudáfrica 2010, llamó para el certamen de Brasil a 16 de los 23 hombres consagrados en suelo africano, estrategia fallida, ya que se quedaron en la fase inicial.

Al entrenador Joachim Löw no le tembló la mano para dejar fuera de su equipo a varios futbolistas que parecían inamovibles: los delanteros Mario Götze y Andre Schürrle, junto al defensa Benedikt Howedes.

Convocó a jóvenes de gran proyección como el artillero Timo Werner, los mediocampistas León Goretzka y Julian Brandt, y al gigante zaguero Niklas Süle, para mantener el talento de la escuadra.  

EL PUNTO FUERTE

Se habla de la mentalidad ganadora con la que Alemania afronta cada partido. Más que ese aspecto, es justo señalar su característica disciplina, al punto de que en muy pocos juegos son superados en toda la línea por sus rivales de turno. El conjunto actual conjuga mentalidad ganadora, disciplina, sacrificio y talento.

Pocos elencos pueden armar con los 23 hombres de la Copa Mundial dos alineaciones titulares con opciones de podio. Alemania tiene para darse ese lujo, es uno de los más sólidos para competir por la Copa. Su mediocampo está lleno de virtuosos y, por increíble que parezca, fuera de la convocatoria quedaron nombres que podían mantener la fuerza en la zona medular de la cancha.

A pesar de que varios jugadores renunciaron a la selección nacional tras el éxito en Brasil 2014, Löw y su cuerpo de entrenadores estructuraron a los nuevos y sumaron para la presente cita a las piezas que consideran necesarias. Este conjunto posee la capacidad para agregar la quinta estrella dorada a su camiseta.

EL TIRO POR LA CULATA

Los últimos partidos amistosos del elenco teutón levantaron las alarmas entre sus seguidores, debido a algunas derrotas ante adversarios inferiores y victorias sin demostrar un juego efectivo y seguro. Al final son desafíos amistosos, diseñados para probar nuevas tácticas y evaluar a aquellos futbolistas de menor experiencia en el plantel.

Thomas Müller es un delantero auténtico rompe redes, pero los otros dos atacantes generan dudas sobre su efectividad de cara al gol. Timo Werner posee un futuro promisorio, aunque sigue sin encajar a la perfección en el cuadro alemán, mientras que el veterano Mario Gómez vio pasar sus mejores años y facturar goles se le hace más difícil con la camiseta de su país. Si Müller se lesiona o en un partido de gran rigor necesita retrasar su posición hacia la banda derecha –su zona habitual–, los alemanes pueden quedar débiles en el ataque.

Sus defensas centrales clasifican entre los mejores del mundo. Sin embargo, por los laterales de la zaga han perdido profundidad, particularmente por la izquierda, con Jonas Héctor y Marvin Plattenhardt. Estos dos carrileros son el punto más bajo del equipo, pues con poca subida en el ataque y en las labores defensivas no sobresalen por una férrea marca, aunque como auténticos alemanes realizan su trabajo con sobriedad y limpieza.

PARA SER CAMPEÓN

Desde el puesto de arquero hacia adelante hay consistentes argumentos para ratificar las grandes ambiciones de esta selección. Manuel Neuer y Marc Andre Ter Stegen clasifican entre los cinco mejores guardametas del mundo. Un buen cancerbero manda a su defensa, infunde carácter y ahoga el grito contrario de gol en el momento trascendental de un choque. A falta de un protagonista para ocupar ese lugar bajo los tres palos, Joachim Löw dispone de dos fenomenales figuras.

El buen funcionamiento del juego alemán pasa por los botines de Toni Kroos. El número ocho del club Real Madrid quita y distribuye balones en el ataque con gran facilidad. Gusta de incorporarse en ofensiva para generar más peligro a la zaga rival. Su asociación con el volante de recuperación Sami Khedira funciona a la perfección, pues uno conoce de memoria el trabajo del otro, lo que se traduce en un dominio casi absoluto de Alemania desde la media cancha hacia arriba.

Para crear el juego del tetracampeón del mundo están Julian Draxler, Mesut Özil, Ikay Gündogan y Marco Reus. Pero son Reus y Özil quienes llevan la mayor responsabilidad, siempre y cuando así lo considere el entrenador Löw. Estos dos magos sufrieron lesiones en la última temporada, mermando sus rendimientos, pero de llegar sanos se espera que eleven aún más el ataque en su escuadra, particularmente Reus, dueño de una gran visión de juego.

Alemania no es imbatible, pero ha llegado al podio en 12 de sus 18 intervenciones mundialistas. Siempre ataca y nunca se esconde, por muy difícil que se presente un compromiso. Lleva la palabra victoria impregnada en la mente.  




Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook