Por tomar agua le hicieron un gol


El portero holandés del Duisburgo Mark Flekken protagonizó ayer una de las jugadas tontas de la temporada en un monumental despiste que acabó con uno de los goles más surrealistas que se recuerdan y que sirvió al Ingolstad para empatar el partido, de la Segunda alemana, según recoge La Vanguardia. 

Al final, el triunfo del Duisburgo (2-1) quitó importancia a uno de los errores de un portero más garrafales que se recuerdan.

 

Cómo fue. Corría el minuto 18 cuando Flekken se fue a beber agua al fondo de su portería, dándole la espalda al juego, que se desarrollaba en el área rival. 

Un defensa del Ingolstadt lanzó un balón largo desde su área hacia el borde del área que acabó en gol.

Los errores se sucedieron en cadena. 

El defensa Gerrit Nauber cabeceó el balón esperando que Flekken estuviera presto a detenerlo. Pero el meta seguía a lo suyo. Stefan Kutschke fue el más listo y corrió hacia la portería para empujar el balón y marcar, ante el desconcierto de jugadores y aficionados del Duisburgo. 

 

Su reacción. Tras el encuentro, Flekken dijo a Sky TV que se fue a beber agua porque “escuché el tintineo del gol y pensé que estábamos ganando 2-0”. 

Nada más lejos de la realidad. La victoria final ayudó al portero a tomárselo con humor: “A los muchachos les encantan estos momentos. Voy a tener que recordarles muchos errores durante las próximas semanas”.

Mark Flekken no se ha olvidado tampoco de la dichosa botella: “me la llevaré a casa y la quemaré en algún lugar del jardín”.




Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook