Otra raya para la AIBA


La Federación Internacional de Boxeo (AIBA) acaba de sumar otra raya a su ya cargado traje de irregularidades: la VIII Serie Mundial no tendrá fase de cuartos de final.


En un comentario anterior ya notábamos que este evento, muy útil para el pugilismo cubano, corre serio riesgo de desaparecer por la poca seriedad de la AIBA a la hora de dictar las reglas, sobre todo en las instancias decisivas, precisamente las que más la demandan.

En sus primeras ediciones todo marchó a pedir de boca, pero en las últimas se acuerda una cosa en el congresillo técnico del evento, y luego se hace otra cuando llega la hora de la verdad.

Primero fue cuando dijeron que la final sería en casa del mejor clasificado de la fase regular, y no se hizo así, y el año pasado por poco no se disputa el título por problemas de presupuesto.

El tema del dinero parece ser el que tiene agonizante la Serie, aunque la AIBA, que además tiene todavía graves problemas de gobernabilidad, no lo ha reconocido públicamente.

Como consecuencia, equipos como los Tigres de Uzbequistán, que pensaban tomar parte en la postemporada, ya no tendrán opción al trono, y por ende se trastocarán sus planes de preparación.

Según un sorteo celebrado recientemente, y tampoco justificado porque había un ranking global de la Serie, las semifinales serán a base de Domadores de Cuba y Gallos de Pelea de Francia por un lado, y Corazones de León Británicos y los Lobos de Astaná kazajos por el otro.

Primero se boxeará en el formato C-2 y luego en el C-1 (Cuba cierra la serie en casa) los días 18 y 25 de mayo, y en caso de empate al cierre de las 10 peleas del programa habitual, el desempate sería con un combate extra en la categoría de 69 kilogramos.

De cómo y dónde sería la final, mejor ni me pregunten. Ya los sesudos de la AIBA estarán pensando como cerrar de la mejor manera el evento, y no se descartan sorpresas.



Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook