La increíble historia del argentino que llegó al Mundial de Rusia en bicicleta – 14/06/2018


Sus padres le regalaron la bicicleta. Él la llamó Libertad y vaya si fue consecuente con el nombre. El argentino Matías Amaya salió pedaleando desde su San Juan natal en 2013, luego de un año y medio llegó al Mundial de Brasil y ahora, cuatro años, después en los que siguió al mando de sus dos ruedas, está en Moscú para alentar a la Selección.

La idea se le ocurrió de repente, casi sin pensar. Quiso unir sus dos pasiones: el fútbol y viajar. No alcanzó a ver la final que perdimos en Brasil con Alemania, porque ya se había propuesto otro objetivo, estar en el Mundial de Rusia. Y lo logró.

“De Brasil, continué hacia arriba por América del Sur. De allí, a América Central. En Panamá me subí a un avión que me dejó en Madrid. Llevo más de dos años pedaleando por Europa”, cuenta Matías, quien ya pasó por 37 países en estos cinco años de viaje en los que contabiliza 80.000 kilómetros. Su bicicleta, su casa, su refugio en muchos casos, pesa ahora 90 kilogramos.

Matías Amaya y su bicicleta, en Moscú.

No cree que pueda ver ningún partido de la Selección aquí en Rusia. Dice no tener dinero y el poco que consigue, vendiendo alguna de sus fotos o con la ayuda de quienes se le acercan, lo utiliza para alimentarse. Está feliz tan sólo con el “hecho de haber llegado hasta acá”, afirma con una sonrisa que más se ilumina en la medida que se acerca a la Plaza Roja.

Mirá también

Nace el Mundial de las pasiones y de los intereses: Argentina y Messi van por toda la gloria

Su plan es seguir pedaleando. De Rusia planea ir a India, China y seguir por Asia, ya que su objetivo es llegar con su bici -con su “Libertad”- a Qatar 2022.

Su mensaje para los jugadores de la Selección argentina es elocuente: “Me gustaría que los jugadores puedan ver el esfuerzo que hace cada simpatizante. Hay muchos argentinos que hacen lo imposible para venir a verlos. Yo en bici, otros en avión u otras maneras. Si ellos entendieran lo que hacemos por estos colores, llegarían muy lejos”.

Mirá también

El cuervito fana de “Buffa” que le pegó un pelotazo a Macri saldrá a la cancha con la Selección en Rusia

Y finaliza hablándoles directamente: “No son diez más uno, no son once. Es todo un pueblo apoyándolos. No están solos”. Lo dice Matías Amaya, que solito se pedaleó 80.000 kilómetros para alentar a Messi y los suyos (los nuestros).

El Mundial, minuto a minuto




Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook