La Fed opta por la cautela: admite mejoras en la inflación, pero no prevé acelerar alzas de tasas


La entidad dio señales de que tolerará que los precios aumenten por encima de su rango meta. Los analistas prevén un nuevo aumento en los tipos de interés en junio.


Por unanimidad y en línea con las expectativas de los analistas, la Reserva Federal de Estados Unidos mantuvo ayer sin cambios la tasa de interés de referencia de los fondos federales, que se ubica en un rango de 1,5% y 1,75% desde marzo.

 Aunque en su comunicado, tras dos días de reunión en Washington, la entidad reconoció mejoras en el ritmo de la inflación, el tono del documento no dio señales de que el avance sea suficiente como para justificar una aceleración en el retiro de los estímulos de la post crisis.

“Se espera que la inflación a doce meses se ubique cerca del objetivo de 2% en el mediano plazo”, manifestó el Comité Federal de Mercados Abiertos (FOMC) en un comunicado. Agregó que prevé que “las condiciones económicas evolucionen en una manera que permita más aumentos graduales en la tasa”.

El banco central estadounidense pareció menos optimista que en su encuentro anterior, al remover del comunicado una frase en que reconocía que “el panorama económico se ha fortalecido en los meses recientes”.

También insistió en que el ritmo de la mayor economía mundial ha sido “moderado” y admitió, de manera directa, que el crecimiento del gasto de los hogares se desaceleró tras el cuarto trimestre del año pasado.

La decisión de la entidad golpeó levemente al valor del dólar e hizo subir el índice bursátil Standard & Poor’s 500, lo que, según escribieron analistas de ING, “refleja un poco de decepción porque el tono de la Fed no fue tan positivo sobre la economía y no mencionó la amenaza de la inflación”.

El riesgo del sobrecalentamiento

El comunicado de la Fed revela que el FOMC ve espacio para la cautela, en momentos en que la economía de EEUU se acerca al pleno empleo y la expansión del Producto Interno Bruto parece firme. En el primer trimestre, el crecimiento fue de 2,3%, por detrás del promedio de más de 3% que había anotado los tres períodos anteriores.

El lento ritmo de incremento en los precios al consumidor sigue siendo el principal escollo para que el banco central retire más rápidamente los estímulos monetarios que implementó durante la crisis financiera. Los analistas preveían que la entidad endureciera su tono, luego de que el indicador de marzo ganara fuerza, al ubicarse en 2,4%, su mayor lectura en un año.

Pero en su comunicado, la entidad dio señales de que tolerará que la inflación supere la meta, al hacer hincapié en la naturaleza “simétrica” de la misma, un énfasis que había estado ausente de sus decisiones anteriores. También eliminó la promesa de “monitorear de cerca los movimientos” del IPC.

La pregunta para los analistas es cuánto tiempo podrá tolerar un sobrecalentamiento. Mientras subir la tasa antes de tiempo podría frenar el crecimiento económico, esperar demasiado amenaza con obligarla a actuar muy rápidamente después, lo que podría tener efectos aún más negativos.

Para el analista Royce Mendes, de CIBC Capital Markets, “las autoridades parecen estar intentando bajar las expectativas de que la inflación sobre el 2% garantizaría un paso más rápido en las alzas de tasas”.

Por su parte, los economistas Carly Riccadonna y Niraj Shah, de Bloomberg, manifestaron en un reporte que “los obstáculos para una normalización más agresiva siguen siendo importantes”.

Entre dichos obstáculos están las expectativas de que el crecimiento se acelere a lo largo del año, en base a la reforma tributaria aprobada por el gobierno de Donald Trump, lo que, dijeron, hará que “más alzas se planifiquen para otros años, para evitar aplastar las ganancias” que produciría el cambio.

Lo que viene

En su comunicado, la entidad mantuvo su evaluación de que los riesgos al panorama económico estadounidense están “equilibrados”. También aseguró que la política monetaria sigue siendo “acomodativa, lo que respalda a las fuertes condiciones del mercado laboral y un retorno sostenido al 2% de inflación”.

La Fed ha delineado tres alzas de tasas para este año, de las cuales ya aplicó una. La mayoría de las apuestas apuntan a que el siguiente movimiento se producirá en la próxima reunión, el 12 y 13 de junio. El mercado también está a la espera de una señal que aclare si la entidad subirá las tasas más veces de lo planificado originalmente.

Analistas de Capital Economics dijeron ayer que prevén dos movimientos en el segundo semestre, a medida que la inflación se recupera aún más.


Creación de empleos del sector privado supera expectativas

El sector privado de Estados Unidos creó 204 mil empleos en abril, 6 mil más de lo previsto por analistas y el sexto mes consecutivo en que las ganancias están por encima de los 200 mil, reportó ayer el instituto ADP. La nueva señal de fuerza del mercado laboral vino, una vez más, del sector de servicios, responsable de la generación de 160 mil puestos de trabajo durante el mes. En tanto, la cifra de marzo fue revisada a la baja de los 241 mil reportados inicialmente a 228 mil.

Imagen foto_00000004“El mercado laboral sigue manteniendo un paso continuo de crecimiento en los empleos, con pocas señales de desaceleración”, dijo en un comunicado la vicepresidenta y codirectora de la institución, Ahu Yildirmaz.

El Departamento del Trabajo revelará mañana sus propias cifras de creación de empleo para abril, que incluye al sector público. Los economistas esperan una aceleración de los 103 mil puestos de trabajo creados en marzo a 198 mil.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook