John Akomfrah reflexiona sobre el cambio climático en el Thyssen


Fotograma de ‘Purple’ (2017), video instalación de seis pantallas de John Akomfrah. Thyssen-Bornemisza Art Contemporary Collection. © Smoking Dogs Films; Courtesy Lisson Gallery.
JOHN AKOMFRAH


El pasado año John Akomfrah (Accra, Ghana, 1957) recibía el Artes Mundi Award, o lo que es lo mismo, el más destacado galardón británico que reconoce la obra de artistas contemporáneos vinculada a temas sociales, políticos y sobre la condición humana.

Desde el inicio de su carrera, este escritor, cineasta, artista y pensador, ha dedicado la inmensa mayoría de sus trabajos a reflexionar y provocar la reflexión de los demás sobre temas de actualidad candente: el racismo, la emigración, la memoria, el cambio climático… En su primera película, por ejemplo, titulada Hadsworth Songs (1986) exploraba los disturbios acaecidos en 1985 en Birmingham y Londres. Veinticinco años más tarde Mnemosyne (2010), mostraba la cara más dura de la emigración en Gran Bretaña.

Su trabajo pudo verse hace cuatro años en el Museo Reina Sofía, como parte de un ciclo audiovisual que aglutinaba los trabajos de Black Audio Film Collective (el grupo que creó junto a otros seis artistas y cineastas). Ahora nos llega de forma individual gracias a la instalación Purple, que puede verse hasta el próximo 25 de marzo en el Museo Thyssen-Bornemisza, y forma parte del programa especial de ARCOmadrid El futuro no es lo que va a pasar, sino lo que vamos a hacer, que comisaria Chus Martínez. La obra está financiada, por cierto, por Thyssen-Bornemisza Art Contemporary (TBA21), fundación de arte contemporáneo creada por Francesca von Habsburg, hija del barón Hans Heinrich Thyssen Bornemisza.

¿Y qué es Purple? Pues una instalación en la que se utilizan seis pantallas de gran formato a través de las cuales este artista afincado en Londres explora los efectos del cambio climático y, sobre todo, la capacidad del ser humano para destruir el planeta y/o permanecer indiferente ante estas situaciones de amenaza para los ecosistemas.

Como dice Martínez: “¿El agente más devastador? Nosotros. Influenciado por el pensamiento del filósofo norteamericano Timothy Morton, John Akomfrah afirma a través de sus imágenes que denominar a esta gran y radical revolución contra la vida ‘cambio climático’ es un eufemismo. No se trata de un ‘cambio’ sino de la mayor sustitución de un mundo por nada, por su aniquilación. La obra es arte, pero aquello a lo que se acerca es real.”

Para llevar a cabo este trabajo, el artista rodó en diez países distintos, localizando paisajes en “peligro de extinción”: desde las heladas tierras y mares de Alaska y Groenlandia, las volcánicas Islas Marquesas en el Pacífico Sur o localizaciones de Reino Unido. Imágenes panorámicas muy impactantes de espacios alterados por el ser humano donde, en ocasiones, aparecen figuras solitarias de espaldas, con las que Akomfrah busca implicar al espectador.

“De una manera muy real, estoy presente en la película. Soy la figura de la camisa marrón bajo la lluvia. Suena un poco místico, pero para mí todo comienza con el lugar. Independientemente de lo que filmamos, comenzó cuando le pregunté al paisaje la misma pregunta: ¿qué me puede decir sobre la naturaleza del cambio climático?”, dice el artista.

La instalación ubicada en el Thyssen, impacta por la forma: seis grandes pantallas dispuestas una al lado de la otra y encajadas entre el suelo y el techo, dejando que sea la luz de las imágenes proyectadas -en las que predomina ese color púrpura al que hace mención el título-, envuelva al espectador implicándole en lo que en ellas se muestra.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook