De la fe


El duro invierno de 2018 corresponde indudablemente al poderío de las series danesas, y más concretamente, a una especie de nuevo rey Midas audiovisual, Adam Price, artífice de la encumbrada Borgen, de la excelente Bajo la superficie y de la sorprendente Algo en que creer, sorprendente por cuanto no deja de ser admirable que una serie que tiene como epicentro las tribulaciones de la familia de un pastor luterano de la Iglesia Nacional Danesa pueda enganchar a los españolitos/españolitas (tú ganas, Irene Montero) que vienen al mundo.


Seguir leyendo.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook