Comparten el premio Pulitzer


Kendrick Lamar, el primer artista popular en ganar

NUEVA YORK (EFE, AP y El Universal).— El diario “The New York Times” y el semanario “The New Yorker” comparten ayer el premio Pulitzer al servicio público, que otorga la Universidad de Columbia, por destapar el caso de agresiones sexuales protagonizado por el productor de cine Harvey Weinstein.

El “Times”, que obtuvo en total tres premios Pulitzer, compartió así el primero con el semanario neoyorquino, anunció Dana Canedy, quien se convirtió en la primera mujer y persona de color en presentar estos premios en sus 102 años de trayectoria.

En octubre de 2017 “The New York Times” publicó un reportaje en el que documentó cómo durante décadas el productor alcanzó numerosos acuerdos extrajudiciales para poner fin a denuncias de acoso sexual entabladas por antiguas empleadas y asociadas suyas.

A las revelaciones del “Times” se sumó la revista “The New Yorker”, que también divulgó testimonios de algunas de las afectadas.

“The New York Times” compartió además el galardón en la categoría periodismo nacional con “The Washington Post” por sus artículos sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016.

Jake Halpern y Michael Sloan, del diario neoyorquino, se quedaron con el galardón a la caricatura editorial.

El segundo galardón para el “Post” fue por el mejor reportaje de investigación tras destapar el caso del antiguo juez y candidato republicano al Senado por Alabama Roy Moore, acusado de mantener relaciones sexuales con varias menores de edad hace décadas.

Mientras, el premio a la mejor cobertura de una noticia de última hora fue para “The Press Democrat” por su trabajo sobre el incendio que arrasó el vecindario de Coffey Park, en Santa Rosa, California.

“The Arizona Republic” y “USA Today” compartieron el galardón al mejor reportaje explicativo, por sus publicaciones multimedia en torno al muro que el presidente Donald Trump quiere erigir en la frontera con México, y el mejor reportaje local fue para “The Cincinnati Enquirer”, sobre la epidemia de heroína.

Además del prestigio y el reconocimiento global, los ganadores se llevan un premio en metálico de 15,000 dólares, con excepción del galardón al servicio público en periodismo, que premia a una publicación en lugar de un individuo y es reconocido con una medalla de oro.

La agencia Reuters se llevó dos Pulitzer: uno en periodismo internacional por la investigación sobre los asesinatos detrás de la guerra contra las drogas que declaró el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, y otro por el trabajo fotográfico especial sobre la violencia que enfrentaron los refugiados rohinyás al huir de Birmania.

La fotografía de última hora fue para Ryan Kelly, del “The Daily Progress”, por una imagen impactante que capta el momento en el que un automóvil ataca una protesta contra el racismo en Charlottesville, Virginia.

El premio de comentarista recayó en John Archibald, del “Alabama Media Group”, por su posiciones acerca de los políticos corruptos y la defensa de los derechos de las mujeres, entre otros.

El premio de reportaje especial fue para la periodista independiente Rachel Kaadzi Ghansah, por sus relatos sobre Dylann Roof, quien está sentenciado a la pena de muerte tras asesinar en 2015 a nueve afroamericanos en una iglesia de Charleston, Carolina del Sur.

Jerry Saltz, de la revista “New York”, fue galardonado por su crítica destacada del arte visual en Estados Unidos, mientras que Andie Dominick, de “The Des Moines Register”, recibió el premio por su editorial sobre las consecuencias para los residentes pobres de Iowa de la privatización del Medicaid.

Hace historia

Kendrick Lamar ganó el Premio Pulitzer de música, haciendo historia como el primer artista no clásico o de jazz que se alza con el prestigioso reconocimiento.

El venerado rapero es también el músico de mayor éxito comercial que recibe el galardón, usualmente reservado para artistas clásicos aclamados por la crítica que no figuran en las listas de popularidad.

El rapero de 30 años fue reconocido por “DAMN”, su crudo y poderoso álbum laureado con el premio Grammy. La junta del Pulitzer dijo el lunes que el disco es una “virtuosa colección de canciones” que captura “la vida afroamericana moderna”. El premio conlleva un metálico de 15,000 dólares.

Lamar ha sido elogiado por la profundidad de sus letras, sus actuaciones en vivo cargadas de política y su rica mezcla de hip hop, palabra hablada, jazz, soul, funk, poesía y sonidos africanos. Desde que emergió en la escena musical con el álbum de 2011 “Section.80”, ha logrado la mezcla perfecta de atractivo comercial y respeto de la crítica.

La junta del Pulitzer le ha otorgado premios especiales a Bob Dylan, Duke Ellington, George Gershwin, Thelonious Monk, John Coltrane y Hank Williams, pero una figura popular como Lamar nunca había ganado el premio de música. En 1997, Wynton Marsalis se convirtió en el primer jazzista en recibirlo.

Esto hace que la victoria de Lamar sea mucho más notable. Sus discos certificados platino —“Good Kid, M.A.A.D City”, “To Pimp A Butterfly” y “DAMN”— se convirtieron en obras de arte en las que Lamar canta sobre la experiencia afroestadounidense, la vida de la calle, la brutalidad policial, la perseverancia, la supervivencia y la autoestima. Sus lacerantes raps lo ayudaron a convertirse en la voz de una generación y a ascender con facilidad como un líder del hip hop que ha conquistado públicos más allá del rap, del rock al pop y el jazz.

También ha dominado las listas de popularidad con una docena de éxitos en el Top 40, incluyendo el No. 1, “Humble”, e incluso ha colaborado con grupos y artistas como U2, Taylor Swift, Imagine Dragons, Rihanna y Beyonce.

Canciones como “Alright” y “The Blacker the Berry” se han vuelto himnos tras tiroteos policiales de alto perfil contra minorías, mientras la conversación sobre relaciones raciales domina los titulares de noticias. Lamar le dio una dosis de seriedad a los Premios BET de 2015 cuando rapeó montado sobre una patrulla policial con una gran bandera estadounidense ondeando tras él. Y en los Grammy de 2016, durante una actuación increíblemente visual, apareció como si estuviera golpeado, con esposas y cadenas en las manos y magulladuras en los ojos, mientras interpretaba letras poderosas ante el público.

Lamar ha recibido 12 premios Grammy, pero sus tres principales producciones no han ganado la categoría principal de álbum del año. Cada una de estas pérdidas ha sido criticada por la comunidad musical, llevando a muchos a opinar que la Academia de la Grabación estaría desfasada. “DAMN.” perdió el Grammy al álbum del año en enero ante “24K Magic” de Bruno Mars.

Lamar curó el álbum de la película “Black Panther”, ampliamente elogiado.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook