Chiquito de la Calzada y el ‘fistrocine’ | Cultura


“¡Chiquiiitooo!, ¡Chiquiiitoo!, ¡Chiquiiitooo!…”. Con un público con muchas ganas de divertirse y entregado a la memoria del cómico malagueño, fallecido el pasado 11 de noviembre, abrió anoche la séptima edición del Festival Internacional de Cine Cutre de Madrid en el Palacio de la Prensa. Los presentadores de la ceremonia, los cómicos Denny Horror y Vera Montessori, repasaron con humor la vida y trayectoria de Gregorio Esteban Sánchez Fernández (“alguien de quien podemos decir que en 50 años de carrera no acosó a ninguna mujer”). El espectáculo incluyó fragmentos de El rey león o El señor de los anillos doblados con los disparatados giros del cómico. Después, se proyectó una de las tres películas que protagonizó Chiquito, Brácula: Condemor II (1997), descuidada pero entretenida parodia del clásico, dirigida por Álvaro Sáenz de Heredia.

Los espectadores, en su mayoría jóvenes, unos niños cuando Chiquito de la Calzada (Málaga, 1932-2017) hizo su primera intervención televisiva en 1994, en el programa de chistes Genio y figura, se desplegaron por la sala imitando los divertidos movimientos de su ídolo, algunos acudieron con camisas chillonas como las que lucía el humorista y repetían las frases más conocidas de su peculiar lenguaje: “¡Pecadorrr!, ¡Fistro!, ¡No puedoorr!”.

El homenaje a Chiquito es una de las apuestas de CutreCon, que se celebra hasta el domingo, 28 de enero, con una programación compuesta por una veintena de películas cutres. “Son obras que salieron mal sin querer, por circunstancias ajenas o falta de talento, pero ese cúmulo de desastres hace que no resulten aburridas, sino divertidas”, explica el director del festival, Carlos Palencia.

Esta edición de CutreCon cuenta con cuatro sedes, incluida por primera vez la Filmoteca, y está centrada en el cine del espacio, con títulos como Star Crash, choque de galaxias, un remedo pobre de Star Wars, dirigida en 1978 por Luigi Cozzi, que acudirá al festival; la filipina Super Mario contra Son Goku (1995), o una “de las copias más lamentables de cuantas se hicieron de E.T., el extraterrestre”, Mi amigo Mac (1988). Otra mala imitación es Hobgoblins (1988), con unas criaturas malignas que un guardia de seguridad debe capturar antes de que amanezca. Sí, basada en Gremlins. También habrá representación española con Apocalipsis Voodoo, un filme de Vasni Ramos que combina un cóctel imposible de kung-fu, lucha mexicana y zombis. Junto a las risas, habrá oportunidad para momentos algo más serios como el pase del documental Nanaroscope, producido por el canal cultural Arte, que analiza el fenómeno de los fans del cine cutre.

Asistentes al festival de cine Cutrecon.

Palencia explica que de lo que se trata en CutreCon es ver las películas “en un ambiente de fiesta”. En el caso de Brácula. Condemor 2, se sucedieron durante la emisión llamadas en pantalla con las típicas expresiones de Chiquito segundos antes de que las pronunciara el personaje, para que el público las corease. A ello se sumó que las canciones de la película se podían cantar en modo karaoke, con las letras como subtítulos. Hablando de estos, otra sorpresa fue que los organizadores decidieron pasar la película con unos descacharrantes subtítulos en inglés, por si algún espectador extranjero lo necesitaba. De “¡Torpedorr!” (You’re such a torpedo); o de “Me cago en tus muelas” (I shit on your molars)… Un formato interactivo con los asistentes que los de CutreCon denominaron “fistrovisión”.

Este homenaje a Chiquito se debe a que “fue un gran cómico de este país, un genio del humor absurdo que queremos reivindicar”, añade Palencia, que destacó del malagueño “su capacidad de improvisación”. “Uno no puede imaginar de dónde sacaba tantas ideas locas, aunque muchas veces casi ni se le entendía. Pero si a Chiquito le quitas de sus películas, estas quedan absolutamente ramplonas”. El reparto de Brácula, “la más delirante y loca de las que hizo”, lo completan Bigote Arrocet, al que los presentadores dedicaron varias pullas, incluida la exhibición de una conocida foto del cómico posando sonriente con el dictador chileno Augusto Pinochet; Javivi y las actrices Nadiuska y Carla Hidalgo.

Tras la hora y media de locura, los asistentes estaban invitados a continuar con las risas en un bar de copas. Algo que se agradeció porque el formato fistrovisión, en el que se grita y canta, da tantas ganas de beber “como a un camello cargado de muebles”, en palabras de Chiquito.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook