Autoridades judiciales se incautan documentos de la Iglesia Católica en investigación sobre abusos sexuales en Chile


Fueron dos operaciones repentinas. Fiscales de Chile se presentaron el miércoles en la sede del Tribunal Eclesiástico de Santiago y en el obispado de Rancagua, donde se incautaron una serie de documentos vinculados con las denuncias sobre presuntos abusos sexuales cometidos o encubiertos por miembros de la jerarquía católica en ese país.

Agentes del cuerpo de Carabineros acudieron junto al fiscal Sergio Pérez al obispado de Rancagua con una orden de registro emitida por el Tribunal de Garantía de la localidad de Pichilemu, instancia que está a cargo de una investigación en contra de al menos 14 sacerdotes que han sido denunciados por presuntos abusos sexuales contra menores de edad y jóvenes.

Casi al mismo tiempo, en Santiago, el fiscal Emiliano Arias se presentó en la sede del Tribunal Eclesiástico de la capital chilena, para incautarse de documentos relacionados con las denuncias hechas desde 2007 por hechos similares en la región de O’Higgins.

De acuerdo con fuentes de la Fiscalía, con estas actuaciones las autoridades intentan recolectar el material relacionado con los abusos sexuales supuestamente causados a menores de edad por miembros de la Iglesia.

Estas dos operaciones coincidieron con la visita a Chile del arzobispo maltés Charles Scicluna y el sacerdote español Jordi Bertomeu, quienes fueron enviados por el papa Francisco a ese país para escuchar a las víctimas de Osorno, una localidad al sur del país.

El arzobispo maltés Charles Scicluna y el sacerdote español Jordi Bertomeu fueron enviados por el papa Francisco a Chile para escuchar a las víctimas de abusos sexuales. / Getty Images

Scicluna y Bertomeu se reunieron con el fiscal nacional de Chile, Jorge Abbott, con quien coincidieron en señalar la necesidad de que haya una estrecha colaboración entre la Iglesia y las autoridades para llevar adelante esta investigación.

En la actualidad, la justicia chilena investiga al menos 40 casos de presuntos abusos sexuales dentro de la Iglesia Católica.

El mes pasado, los 34 obispos de Chile ofrecieron su renuncia al papa Francisco por el caso de Juan Barros, obispo de Osorno, acusado de encubrir los abusos sexuales cometidos por el sacerdote Fernando Karadima en los años 80 y 90.

Los obispos también pidieron perdón a Chile, a las víctimas de abusos y al Papa por el escándalo.

El lunes, Francisco aceptó la renuncia de tres obispos chilenos, incluido el controvertido Juan Barros.

Los otros dos obispos cuya dimisión fue aceptada por la Santa Sede fueron Cristián Caro, obispo de Puerto Montt, y Gonzalo Duarte, obispo de Valparaíso.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook