Alma Guillermoprieto, premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2018 | Cultura


La periodista mexicana Alma Guillermoprieto. ATLAS-QUALITY


La periodista Alma Guillermoprieto (México, 1949) ha sido galardonada con el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2018. Guillermoprieto estudió danza, actividad a la que se dedicó profesionalmente hasta 1973. Como reportera inició su carrera cubriendo para The Guardian la revolución sandinista en la Nicaragua de los setenta y más tarde se pasó al Washington Post, periódico estadounidense en el que reveló la masacre del Mozote en El Salvador. 

El jurado ha alabado a la periodista por su escritura “clara, rotunda y comprometida”, con la que ha sabido tender “puentes en todo el continente americano” y su “con enorme coraje, también en el ámbito de la comunicación anglosajona, tendiendo, de este modo, puentes en todo el continente americano”. El galardón reconoce la larga “trayectoria profesional y su profundo conocimiento de la compleja realidad de Iberoamérica” de esta escritora, periodista y profesora que “con una escritura clara, rotunda y comprometida,  representa los mejores valores del periodismo en la sociedad contemporánea”, concluye el acta del jurado.

También ha colaborado con EL PAÍS, NewsweekThe Washington Post o New Yorker y ha recogido en libros fundamentales del periodismo contemporáneo algunos de sus más célebres trabajos. En 2017 se le concedió el Premio Ortega y Gasset a toda su trayectoria. El jurado destacó su capacidad para hacer un periodismo de alcance internacional, “con el que ha sabido transmitir las complejidades de la realidad latinoamericana en general y de su país en particular”. Además es un miembro destacado de la Fundación para el Nuevo periodismo fundada por García Márquez. 

“Yo sigo pensando que nuestro papel es ser el espacio donde la gente recibe la información necesaria para entender. Ese es nuestro papel: el espacio donde la gente puede sentarse a reflexionar, el lugar donde nosotros ayudamos a la reflexión con información que no se percibe sólo con una imagen”, comentaba hace dos años en una entrevista con Juan Cruz.

Como tantos otros periodistas, Guillermoprieto tiene gusto por analizar la realidad de su oficio. Solo que en ella ese análisis se carga de experiencia y lucidez. Si en 2009 aseguraba en otra entrevista a EL PAÍS que sentía que el periodismo se estaba acabando como oficio, siete años después hacía este análisis del estado de la cuestión: “El periodismo hoy se parece al burrito de Winnie the Pooh. “Ese burro de peluche está deprimido siempre y siempre piensa que lo peor es lo que va a ocurrir y que nada bueno va a pasar. Y yo pienso que el periodismo, ahora, se parece a ese burrito Igor, que anda permanentemente triste por la vida”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook